El CSIC monitoriza las poblaciones de mosquitos y la presencia del virus del Nilo en el río Guadalquivir

El CSIC monitoriza las poblaciones de mosquitos y la presencia del virus del Nilo en el río Guadalquivir en las diferentes localidades del Bajo Guadalquivir, en la provincia de Sevilla, así actuara este año y el próximo desde el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) monitorizara las poblaciones de mosquitos en un proyecto que impulsa a través de la Plataforma Temática Interdisciplinar Salud Global del propio CSIC.

¿Que se espera de monitorizar las poblaciones de mosquitos?

Los investigadores realizan capturas semanales de los mosquitos en los municipios más afectados por el brote del virus del Nilo el año pasado (Coria del Río, Puebla del Río y Palomares del Río). A partir de las capturas, se harán monitorizaciones a través de análisis moleculares para detectar la presencia del virus en los insectos.

“Esperamos que la búsqueda de virus en los mosquitos nos permita detectar con antelación los momentos de mayor riesgo de transmisión del virus en la zona” afirma Jordi Figuerola, investigador del CSIC en la Estación Biológica de Doñana (ABD-CSIC). Con esta monitorización se espera “poder identificar la diversidad de los virus transmitidos por los mosquitos en la zona y entender los mecanismos por los que se mantienen en circulación”. El objetivo es “comprender mejor cómo afectan las condiciones climáticas y ecológicas a la transmisión del virus del Nilo para predecir el riesgo de transmisión del virus del Nilo, para predecir el riesgo de transmisión cada temporada en función de las condiciones ambientales y entender cómo puede afectar el cambio climático a la transmisión de estos virus”.

Efectos del virus del Nilo en 2020

El brote de virus del Nilo registrado en 2020 en las provincias de Sevilla, Cádiz y Badajoz ocasionó 77 casos de enfermedad grave y siete fallecidos. La mayoría de las infecciones por este virus en seres humanos son asintomáticas. Pero la enfermedad puede llegar a producir meningitis, encefalitis y parálisis flácida aguda. Los expertos destacan la importancia de los programas de vigilancia entomológica para evitar nuevos brotes.

Transmisión del virus del Nilo

Los datos conseguidos por el equipo de investigadores confirmaron que el virus se había transmitido en el interior de los pueblos de Coria del Río, Puebla del Río y Palomares del Río. Y también confirmaron que las principales transmisoras fueron dos especies autóctonas de mosquitos: Culex perexiguus y Culex pipiens.

El estudio también apunta a que se multiplicó el virus en aves como mirlos y gorriones, que viven en zonas urbanas. Además, permitió saber que se transmitió a las personas a través de los mosquitos en el interior de las zonas urbanas.

El CSIC monitoriza las poblaciones de mosquitos y la presencia del virus del Nilo en el río Guadalquivir y ofrece información actualizada cada semana sobre la abundancia de mosquitos en las localidades del Bajo Guadalquivir.