La Guardia Civil denuncia al guarda de un coto por matar un águila Imperial

La Guardia Civil denuncia al guarda de un coto por matar un águila Imperial que fue localizado entre el Rubio y Marinaleda gracias al GPS que tenia anillada al formar parte de un programa de control de la especie al estar en vías de extinción

La Guardia Civil ha denunciado al guarda rural de un coto por abatir a un águila Imperial ibérica, una especie que está en peligro de extinción. Como informa la benemérita en un comunicado, la misión de esta persona es velar por la seguridad de las especies cinéticas de los cotos en los que ejerce su profesión.

Agentes de Medio Ambiente (SEPRONA) con la colaboración del personal que integran el Plan de Conservación del Águila Imperial Ibérica localizaron en enero el cadáver de un ejemplar en un paraje natural entre las localidades de El Rubio y Marinaleda.

En la primera inspección ocular, se aprecia que el animal presentaba disparos por arma de caza, lo que confirmó el informe de necropsia. Lo mismo que signos de una violencia extrema al observarse el pico roto y el aplastamiento de diversas zonas del cuerpo. El cadáver del águila imperial fue trasladada al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre de Málaga para determinar los motivos exactos de su fallecimiento.

El águila imperial abatido estaba en un programa de control de la especie, llevado a cabo por las autoridades medioambientales de la Junta de Andalucía. Por este motivo, el animal estaba siendo monitorizado a través de un GPS, para saber en cada momento su situación, actividad y movimientos, por este motivo se detectó el cese total de toda actividad y de signos vitales, siendo finalmente localizado en un paraje natural cerca de Marinaleda.

La investigación llevó a la Guardia Civil hasta el guarda de un coto y ayudados por la Unidad Canina de la Agencia de Medio Ambiente se encontraron vestigios y restos del águila abatida, pudiendo incriminar a esta persona que está siendo investigada como autor de un supuesto delito contra la flora y la fauna silvestre.

La Guardia Civil denuncia al guarda de un coto por matar un águila Imperial que se enfrenta a una condena, a la pérdida de la licencia de armas y a la inhabilitación para ejercer de guarda rural.