Condenado en Palomares del Río por conducción temeraria al huir de los agentes que le buscaban por violencia de género

Condenado en Palomares del Río por conducción temeraria al huir de los agentes de la Guardia Civil que le buscaban por amenazas a su expareja. La Audiencia de Sevilla ha confirmado la condena impuesta por el Juzgado de lo Penal número 14 a un varón por conducción temeraria. El autor comete el delito al huir de los agentes de la Guardia Civil que le buscaba después de que su expareja le denunciase al recibir mensajes de WhatsApp en los que el condenado le habría comunicado que iba “con un arma a matarla”. En su huida, el inculpado circulaba “a gran velocidad, en dirección prohibida, poniendo en peligro a los usuarios de la vía y estando a punto de provocar un accidente”, según el atestado policial.

Una vez probado que el detenido conducía un turismo modelo Seat Toledo por la calle Salteras de Palomares del Río. Cuando el condenado, «al percatarse de la presencia policial, hizo caso omiso al alto que le fue realizado por los agentes y comenzó a circular». «Poniendo en riesgo la seguridad física del resto de conductores y peatones que encontró a su paso, así como de los propios agentes que salieron en su persecución, circulando a gran velocidad, en sentido contrario al permitido». «Entrando en varias rotondas en sentido inverso al reglamentario, por las localidades de Puebla del Río, Coria del Río y Almensilla.

La audiencia avala la sentencia del condenado en Palomares del Río por conducción temeraria al huir de los agentes

La Sección Tercera de la Audiencia, “valora correctamente la prueba, que plasmó en el relato de hechos probados”. El juez ha tenido en cuenta “el criterio que le merecieron las personas que han declarado en el juicio oral, sin incurrir en incongruencias”. La Audiencia menciona el atestado redactado sobre el asunto por la Guardia Civil, ratificado además en el juicio. Según el atestado, horas antes de los hechos, los agentes de la Benemérita recibieron aviso de que una mujer había formulado una denuncia. “Por un supuesto delito de violencia de género con nivel de riesgo extremo”. El agresor, había “estado mandándole mensajes de WhatsApp diciéndole que iba a casa de su madre, con un arma y con intención de matarla”.

La persecución de la Guardia Civil

La persecución policial comienza al ser advertidos de que el ahora condenado conducía un coche modelo Seat Toledo color burdeos. Los agentes al desplazarse a la vivienda de la madre de la denunciante, descubrieron el turismo dándole el alto. Según el atestado policial el conductor hizo “caso omiso” y comenzó “una persecución por las calles de Palomares del Río, Coria y Puebla”. Desestimada la apelación y confirmada la sentencia íntegra condenándole a 15 meses de prisión y tres años y medio de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores.