Los Bomberos del Aljarafe capturan en Gelves una serpiente “falso coral”

Los Bomberos del Aljarafe capturan en Gelves una serpiente “falso coral” que apareció en la cocina de una vecina de la localidad del Aljarafe sevillano. A pesar de ser una especie no venenosa, se trata de una especie exótica que vive en distintos lugares del continente americano.

Según informan los Bomberos del Aljarafe y el 112, pasadas las 21.20 horas de este jueves, una mujer llama a los servicios de emergencia desde una vivienda de la calle Magdalena Murillo del término de Gelves. Alerta a los servicios de emergencias de que en su cocina había lo que, en principio, parecía una serpiente venenosa “Coral”.

La vecina de Gelves en la misma llamada informa que días antes había visto lo que parecía una muda de piel de una serpiente. Algunas especies llegan a cambiar la piel incluso una vez al mes. El ejemplar que encuentran es una especie a la que suelen matar porque se la confunde con la Coral, que sí es una especie venenosa. Solo la distribución de las marcas en su cuerpo es lo que la distingue de la Coral, que si es venenosa.

Cuando llegan los bomberos a la vivienda buscan al reptil por toda la cocina hasta localizarla, confirmando que no se trata de una especie peligrosa.

La serpiente es entregada al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil, cuerpo encargado de investigar como ha llegado una especie exótica de Estados Unidos al municipio del Aljarafe sevillano.

Los Bomberos del Aljarafe capturan en Gelves una serpiente “falso coral”

La falsa Coral se distribuye desde Estados Unidos, México, América Central y noroeste de América del Sur a distintos países y se diferencia de la “Coral” venenosa porque tiene los anillos de colores y el orden distinto.

La Coral auténtica lleva el anillo blanco alternado entre cada color: rojo, blanco, negro, blanco, rojo, mientras que en la encontrada en Gelves, el anillo blanco solo se encuentra entre dos anillos negros: rojo, negro, blanco, negro, rojo.

Otro de los rasgos importantes, es que el color blanco en la Coral (venenosa) es más amarillento que en la “falsa coral”.

La “falsa Coral” no es una especie venenosa, mata por constricción y se defiende mordiendo y descargando un fluido maloliente. Este tipo de serpientes se suelen matar cuando la encuentran por la confusión que genera en muchas personas que la consideran venenosa.