Tomares no olvida a Miguel Ángel Blanco ni a las víctimas del terrorismo

Tomares no olvida a Miguel Ángel Blanco ni a las víctimas del terrorismo en unas jornadas dirigidas a los jóvenes para que no caiga en el olvido el asesinato de Miguel Ángel Blanco ni ninguna de las víctimas del terrorismo. Los alumnos de Tomares han creado el primer mural en España dedicado a Miguel Ángel Blanco, en el que han puesto sus firmas y reflexiones. Las Fundaciones  Miguel Ángel Blanco y Alberto Jiménez-Becerril, la Asociación Andaluza de Víctimas el Terrorismo (AAVT) y el Ayuntamiento de Tomares han organizado unas jornadas dirigidas a los jóvenes. La finalidad es que no caiga en el olvido el asesinato de Miguel Ángel Blanco y de ninguna de las víctimas del terrorismo.

25 años después, la Juventud de Tomares no olvida el terrorismo de ETA

Bajo el lema “25 años después, la Juventud de Tomares no olvida a Miguel Ángel Blanco”, en un emotivo acto en el que han participado los alumnos de 3º y 4º de la ESO y de 1º de Bachillerato.

Los Centros Educativos que han participado han sido Néstor Almendros, Itaca y Al-Ándalus. José María Soriano, manifiesta que «me cuesta trabajo, no emocionarme ante la foto de Miguel Ángel Blanco, que fue asesinado por ETA el 13 de julio de 1997».

«Fue una persona inocente, concejal del PP en el pueblo de Ermua, cuyo único delito fue ser español y creer en sus ideas». «Durante 50 años, ha habido mucho miedo en España, muchos héroes anónimos que, como él, han luchado por la democracia.

«Un total de 853 españoles asesinados por la cruel banda terrorista de ETA. Como el concejal del Ayuntamiento de Sevilla, Alberto Jiménez-Becerril, su mujer Ascensión García Ortiz, o el Dr. Cariñanos, otorrino».

«Les mataron por la espalda o con un tiro en la nuca, porque esa era la forma de actuar de ETA”. José María Soriano ha pedido a los jóvenes que «busquen en Google qué fue ETA y qué supuso, para que conozcáis la historia de España». «Yo no conocí la Guerra Civil, pero sí conocí los 50 años de odio, de crueldad y de asesinatos que cometió la banda terrorista».

Tomares no olvida a Miguel Ángel Blanco ni a las víctimas del terrorismo

En el encuentro han tomado parte, además, la directora de la Fundación Miguel Ángel Blanco, Cristina Cuesta, el actual presidente de la Fundación Alberto Jiménez-Becerril, Alberto Jiménez-Becerril García, hijo de los servidores públicos asesinados por ETA Alberto Jiménez-Becerril y Ascensión García Ortiz. Ha contado a los estudiantes, cómo vivió el asesinato de sus padres el 30 de enero de 1998, dejando tres huérfanos y una familia destrozada.

La gerente de la Asociación Andaluza de Víctimas del Terrorismo, Martina Vidal, vivió en primera persona la bomba que puso ETA en Sevilla el 28 de junio de 1991. Destacado ante los jóvenes que “ninguna violencia está justificada”. Por su parte, ha contado a los estudiantes “las enormes secuelas psicológicas que arrastran las víctimas a lo largo de toda su vida”.

Las víctimas tienen derecho a ser recordadas y que sus familiares no sufran el no esclarecimiento de un tercio de los 853 asesinatos de ETA. De esta forma, Tomares no olvida a Miguel Ángel Blanco ni a las víctimas del terrorismo.